“No vas a tener paz porque siempre vendré a buscarte para hacerte lo que quiera”, le habría advertido. Los gritos de la joven, despertaron a una hija de 4 años, que fue a la habitación y le rogó al padre que dejara de golpear a la madre.
Ni bien recuperó la libertad, un sujeto fue directo a “vengarse” y violar a su ex concubina. El terrible hecho de violencia sucedió en Santiago del Estero.

De acuerdo con la investigación, la mujer tiene varios hijos. Y semanas atrás había sido golpeada por la ex pareja. Ella lo denunció y el agresor acabó preso.

Éste recuperó la libertad y en horas se presentó en la casa de la víctima. Lo hizo de madrugada.

Primero, destrozó la ventana. Y cuando la mujer lo descubrió adentro, emprendió una rápida huida. Sin embargo, en la vereda, fue derribada y reingresada al inmueble de los pelos.

Ya en la habitación, el “visitante” la agredió a trompadas, desnudó y ultrajó sexualmente. “No vas a tener paz porque siempre vendré a buscarte para hacerte lo que quiera”, le habría advertido. Los gritos de la joven, despertaron a una hija de 4 años: la pequeña se presentó en la habitación y le rogó al padre que dejara de golpear a la madre. Al día siguiente el sujeto abandonó la casa. Dos horas después, la víctima se presentó en la Seccional Séptima y después en los tribunales. Alertada por los sucesos, la fiscal Cecilia Gómez Castañeda instruyó a los funcionarios a secuestrar la ropa de la víctima.

Asimismo, dispuso un informe socio ambiental en el barrio, a modo de prevención, ya que la denunciante destacó que al ex poco le importan las prohibiciones y resoluciones judiciales. “Una vez vino y me rompió en la cara un impedimento de contacto; él hace lo que quiere y cómo quiere”, lamentó la mujer.

Prevención

Desde ese panorama, la Fiscalía ensaya, según el diario El Liberal, una estrategia más aguerrida: prevención de la víctima, pero también imputaciones más duras para el agresor, dado a su mínimo apego a la Ley. Por lo pronto, ya se encuentra tras las rejas.

La semana entrante, la Fiscalía pediría una audiencia, en cuyo transcurso bregará para la legalización de aprehensión en detención. Luego, una batería de medidas: las vitales, pericias psicológicas al agresor y a su ex mujer.